10 Errores Típicos de Mochileros Novatos

Errores típicos mochilero

Nadie nace sabiéndolo todo. Con la experiencia y los errores, viene la sabiduría. La experiencia propia es sin duda la mejor maestra, pero a veces no es necesario caer para aprender de los errores que ya han cometido otros. Aquí te presentamos una lista de 10 de los errores más típicos que cometemos los mochileros en nuestros primeros viajes. ¡Léelos y evita estos dolores de cabeza en tu próximo viaje!1- Llevar exceso de pesoCuando viajas como mochilero, el espacio limitado de tu mochila parece ser un preciado bien (y lo es). Pero igual o más crítico puede ser el peso de la misma. Pareciera ser una obligación llenar esa mochila de 65 lts hasta el tope y aprovechar todo el espacio. Grave error. Para el común de los mortales puede llegar a ser una tortura cargar a la espalda una pesada mochila durante horas, cargada muchas veces con cosas que no son necesarias. La mochila puede volverse tu peor enemiga durante el viaje.

Errores típicos mochilero

La verdad es que qué mochila utilizar y qué cosas llevar son temas que dan para un artículo en sí mismo. Basta rescatar aquí que se debe utilizar el sentido común, llevar estrictamente lo esencial e imprescindible. Respecto a la ropa, llevar un recambio básico, el concepto de “ropa sucia” puede variar en estos viajes, y muchas veces se tiene la oportunidad para lavarla durante el camino.2- Falta de flexibilidadLa planificación y preparación antes de realizar un viaje es importante, sin lugar a dudas. Sirve tener una idea de qué lugares se van a visitar, cómo llegar y las precauciones pertinentes que se deben tomar en cada caso. Tener todas las reservas hechas y los itinerarios listos podría parecer una buena idea. El problema es que al hacer esto se pierde la flexibilidad y la capacidad de improvisar. Muchas veces los mejores momentos durante un viaje surgen de la improvisación, quedándonos un par de días más en ese lugar que nos gustó, o pasando menos días en otro que parecía que iba a ser más interesante. Incluso si se va a mochilear en medio de la naturaleza y se tiene una ruta pensada, nunca está de más tener la posibilidad de parar, acampar y disfrutar de un agradable rincón que se descubrió en el camino.3- Mala elección de compañero/a de viajeEste punto es muy importante, y muchas veces puede llevar a que nuestro viaje sea un completo desastre si no se tiene en cuenta. Viajar como mochilero es una de las maneras más enriquecedoras de viajar, pero es también una manera exigente y a veces dura, con multitud de imprevistos y problemas que pueden surgir en el camino. Elegir un buen compañero/a de viaje es fundamental, ya que con esta persona se enfrentarán estas dificultades y se convivirá las 24 hras del día.

Errores típicos mochilero

No es lo mismo disfrutar una cerveza con alguien el fin de semana que pasar todo el día con él/ella durante días (y a veces semanas). Puede ser que sea muy cómodo, o muy mandona, o que simplemente su personalidad no se ajuste a la tuya. Para viajes de este tipo es ideal viajar con alguien con quien ya tengamos experiencia viajando o que sepamos lo que es convivir con él/ella. Hay casos en los que no se puede saber a ciencia cierta, pero para los que sí, es mejor evitarlos. Mejor solo que mal acompañado, dicen algunos.4- No llevar bloqueador solar ni aguaEs muy común cuando se va a mochilear olvidar el bloqueador solar. Más aún si se va al sur o a la Patagonia. La perspectiva de días nublados y bajas temperaturas llevan a pensar que no es necesario. Grave error nuevamente. El sur de Chile, y en particular la zona austral, tiene mayores niveles de radiación ultravioleta producto del agujero en la capa de ozono. Esta radiación pasa a través de las nubes, por lo que en un día nublado igual nos vamos a insolar. Si se piensa realizar una ruta en algún parque nacional del sur del país, es probable que se pasen muchas horas caminando y expuestos al sol. ¡No olvidar el bloqueador solar! En este punto (menos relevante si se está mochileando por pueblos o ciudades) es importante llevar siempre agua para rehidratarse, evitando subestimar las distancias que se van a recorrer antes de encontrar un punto para reabastecerse.5- Mala elección de alimentosMuchas veces cuando se va a mochilear, comer resulta una actividad que se realiza más por un tema de supervivencia que por otro motivo. Felices nos desharíamos de nuestra necesidad de comer, para recortar costos o eliminar esos kilos extra de comida en nuestras mochilas. Ya que no podemos hacerlo, tenemos que sacarle el mayor partido a la comida que llevemos y pensar bien qué es lo que necesitamos. Este punto es especialmente importante cuando se realizan largas rutas en medio de la naturaleza en lugares aislados, en donde las jornadas de caminata son largas y no hay acceso a almacenes, siendo necesario llevar toda la comida a la espalda desde el primer día.

papas-2

Nuevamente, este tema da para hacer un extenso artículo. Destacamos aquí algunos de los criterios que deben considerarse: alimentos fáciles de transportar, fáciles de preparar o cocinar, conocidos (nos conste no nos dará una alergia o intolerancia alimentaria), preferentemente no perecibles y que sean un aporte en energía y nutrientes.6- No tener efectivoA veces, por confiar demasiado en la tarjeta de crédito, débito, y los cajeros automáticos, se decide por llevar poco o nada de efectivo con nosotros. Esto es muy riesgoso, ya que puedes llegar a un pequeño pueblo con uno o dos cajeros automáticos (o ninguno) que se hayan quedado sin dinero, o no estén funcionando. El escenario anterior es mucho más factible de lo que uno pensaría. Corres el riesgo de quedarte sin dinero en lugares aislados, o de perderte actividades. Es bueno tener siempre algo de efectivo con nosotros, pero no mucho, ya que tener efectivo en grandes cantidades es igualmente riesgoso si nos llegan a asaltar. El equilibrio siempre es bueno. Es igualmente recomedable no guardar todo tu dinero, tarjetas y documentación en un mismo lugar.7- Calzado inadecuadoPara quienes no han mochileado en medio de bosques, cerros y ríos, es fácil pensar que un buen par de zapatillas bastan para llegar a cualquier lugar. El calzado, dependiendo de las circunstancias, puede llegar a ser fundamental para realizar algunas rutas. Por ejemplo, un par de zapatillas deportivas pueden volver muy peligroso un sendero de tierra suelta por un cerro. Para zonas húmedas y pantanosas tener un calzado que no sea impermeable significará que tendrás los pies mojados desde el primer minuto.

calzado-3

Es recomendable averiguar las condiciones de la ruta que se va a realizar, y llevar un calzado adecuado. Otro consejo: no llevar calzado nuevo. Es recomendable darle algo de uso antes del viaje para evitar ampollas.8- Falta de desconexiónEn estos tiempos que corren estamos cada vez más conectados (a internet por lo menos). El uso de smartphones, notebooks, redes sociales y el acceso inalámbrico a internet desde casi cualquier lugar tienen como consecuencia que estemos muchas veces más pendiente de una pantalla que de donde nos encontramos. Mientras viajamos es muy tentador seguir pendientes de whatsapp, facebook y otras redes sociales. Mochilear es una excelente oportunidad para desconectarnos de nuestro día a día, de disfrutar del momento y del lugar en que nos encontramos. Siempre habrá tiempo para subir fotos al finalizar el viaje, y tus amigos seguirán en whatsapp cuando regreses.9- Encerrarse en uno mismoMochilear es más que ver paisajes y conocer pueblos y ciudades. Es una manera de viajar más íntima y auténtica, en la que tenemos la oportunidad de conocer y compartir con otras personas, a través de las cuales podemos conocer la esencia de los lugares que visitamos. Compartir un café con la gente del pueblo, o una cerveza con otro mochilero igual que tú pueden ser experiencias tan atractivas como conocer esa iglesia emblemática, o ver ese paisaje en la cima del cerro. Ve siempre con la disposición a escuchar, conocer y compartir. Si te encierras en ti mismo o en tu grupo, ¡te pierdes la mitad de la experiencia!

chilotes-2

10- Falta de actitud y disposiciónMochilear, como ya se mencionó, es una de las maneras más enriquecedoras de viajar, pero también es una manera más dura, cansadora y exigente. Se puede estar esperando horas mientras se hace dedo, caminar horas bajo la lluvia o perder el bus que se iba a tomar. Puede rajarse la carpa, perderse algún documento y una infinidad de otros problemas o imprevistos. No se trata de empezar el viaje con miedo frente a las cosas que puedan o no pasar, si no más bien aceptarlas con naturalidad y enfrentarlas con actitud y buena disposición, siendo conscientes que las dificultades (y su superación) forman parte de la experiencia. Tener paciencia, iniciativa y una actitud positiva frente a la adversidad deben ser tu mantra como mochilero.Si encontraste información interesante y útil en esta lista, ¡compártela con otros mochileros!